smart home g92afc2e1d 1920

Sistemas domóticos para automatizar el hogar

La domótica o una casa inteligente es una casa que cuenta con sistemas avanzados y automatizados para controlar y monitorear todas las funciones de una vivienda, como por ejemplo: Iluminación, control de temperatura, seguridad, apertura de puertas y ventanas, calidad del aire, etc.

Los sistemas de domótica en el hogar se pueden controlar sin problemas a través de un panel de control centralizado integrado en la casa así como utilizando un ordenador o incluso dispositivos portátiles como tabletas y smartphones.

¿Por qué es un sistema inteligente?

La domótica parece «inteligente» porque sus sistemas informáticos pueden controlar automáticamente muchos aspectos de la vida diaria. La tecnología domótica es cada vez más sofisticada y poco a poco llegará a todos los hogares. La domótica es especialmente útil para las personas mayores, las personas con discapacidad física o cognitiva y las personas con discapacidad que quieren vivir de forma independiente.

Beneficios de la domótica

El término domótica hace referencia a todas las tecnologías aplicadas al control y automatización de una vivienda. Los sistemas domóticos cuentan con sensores que pueden recopilar información, algoritmos que les permiten procesar y sistemas para actuar sobre los resultados. Así, los sistemas domóticos tienen la capacidad de mejorar la calidad de vida en el hogar:

  • Ahorro energético

La domótica ayuda con la gestión de la iluminación, el aire acondicionado, el agua caliente, el riego y más. Esto ahorra dinero al reducir los residuos y facilitar el aprovechamiento de las tarifas horarias más económicas. Además, al monitorear el consumo, se puede obtener una imagen más clara de los hábitos para aumentar la eficiencia y el ahorro.

  • Comodidad 

La domótica permite abrir, cerrar, apagar, encender y regular electrodomésticos, aire acondicionado, ventilación, luz natural y artificial, persianas, toldos, puertas, cortinas, etc. Todo esto puede programarse vía Internet o incluso controlado a distancia.

  • Seguridad

Una casa inteligente permite el seguimiento automático de personas, animales y bienes, así como de incidencias y averías. La domótica se utiliza para la detección de robos, cierre automático de puertas y ventanas, control por cámaras de vigilancia, detectores de humo, detectores de gas, cortes de corriente, etc.

  • Accesibilidad

La domótica facilita a las personas con discapacidad la gestión de los elementos del hogar de la forma que mejor se adapta a sus necesidades y proporciona servicios de asistencia remota a quienes los necesitan.

– Conexión: IoT

La domótica utiliza dispositivos de Internet de las cosas (IoT) como si fueran componentes o periféricos de una computadora. En el caso de la domótica, los componentes se conectan mejor entre sí mediante conexiones inalámbricas, pero existen diferentes estándares, por lo que debemos tener cuidado a la hora de elegir los dispositivos para nuestra instalación, entre otros destacamos:

  • Wifi

La tecnología Wi-Fi fue diseñada para conectar dispositivos de forma inalámbrica en distancias cortas y medias, pero se enfoca en altas velocidades de transferencia de datos, por lo que consume mucha batería. Sin embargo, la nueva versión de Wi-Fi 6 se enfoca en mejorar sus capacidades IoT para la mayoría de sus innovaciones: aumenta la cantidad de dispositivos que pueden conectarse al mismo enrutador al mismo tiempo, consume menos, reduce el consumo de energía que afecta al inmueble y reduce la interferencia.

  • ZigBee

ZigBee, por otro lado, es un protocolo de comunicación inalámbrica que utiliza ondas de radio de baja energía. De esta forma, es posible crear una pequeña red inalámbrica con dispositivos que se conectan entre sí a través de una red de malla. Esto significa que utilizan un lenguaje de comunicación común entre sí sin tener que estar conectados individualmente al enrutador. Para ello es necesario utilizar un concentrador o concentrador, un dispositivo que se conecta a Internet y distribuye la señal entre los demás dispositivos conectados a él. Las principales ventajas de esta tecnología son que evita la saturación de la red, algo muy importante cuando hay muchos dispositivos conectados a la misma red, que es más sencilla y económica que Bluetooth o Wi-Fi y ofrece un bajo consumo de energía. 

Las principales desventajas, por otro lado, son la necesidad de usar un concentrador y las distancias de transmisión son más cortas. Además, el hecho de que ZigBee sea un protocolo abierto permite que algunos fabricantes lo modifiquen para que los concentradores solo sean compatibles con sus propios dispositivos, por lo que no siempre se garantiza la compatibilidad entre diferentes dispositivos. Sin embargo, se puede decir que el protocolo de conexión inalámbrica ZigBee está destinado a aplicaciones que no requieren un bajo consumo de energía y altas velocidades de transferencia de datos. Las áreas de aplicación más habituales son la domótica, los sensores de redes inalámbricas, los detectores de humo o de movimiento, la recogida de datos médicos o los sistemas de control industrial específicos.